martes, 14 de octubre de 2014

Artículo: "La mafia Hot Wheels" / "Hot Wheels Mafia"



Saludos amig@s coleccionistas!

Sí que ha pasado un muy bien tiempo y ya casi se nos va el 2014, ¿recuerdan el artículo que traducí hace un par de años sobre lo que pasaba en Brasil con los Treasure Hunts de Hot Wheels? la historia (lamentablemente) cobra mayores dimensiones, ahora desde los Estados Unidos. Tengo a bien traducir este artículo del "San Diego Reader" y que ya va teniendo rebote en blogs como el de "The Lamley Group", para todos ustedes.

La fuente original:
Traducción: Gino Becerra
Foto de encabezado: Danny Wiebe (Facebook)
Fotos del articulo: San Diego Reader

Enlace de The Lamley Group (Facebook)


-------------------------------------------------------------------

Hot Wheels Mafia



Coleccionistas cautivos, matones y pinchadores toman las tiendas en busca de nuevos stocks de juguetes
Por: Mike Madriaga, Oct. 11, 2014

La semana pasada, a las 6:30 de la mañana ya había un par de compradores esperando en el estacionamiento del Walmart en Dennery Road, por Palm Avenue y las 805. Algunos de los patrones a la vista revelaban que unos eran propietarios de "Segundas" (tiendas de artículos de segunda mano) a través de la frontera, y los otros eran coleccionistas de Hot Wheels.

"La Kool Kombi se puede vender por hasta 50 dólares en eBay, pero no estoy en esto para la reventa, como el resto de estos muchachos", explica Jerry Velázquez mientras señala a los otros hombres de mediana edad bebiendo en sus tazas de café.


La codiciada Kool Kombi, puesta por revendedores hasta por 50 dólares en ebay.

"La última vez que estuve en este lugar" —continúa Velázquez— "una chica gritó después de que fue pinchada por otro coleccionista a través de los contenedores. Después de alinear todas nuestras manos, no se pudo identificar a quien la pinchó, por lo que el guardia de seguridad nos dejó ir con una advertencia".

Jon Yamada (alias VW Jon), un especialista en piezas de Volkswagen, aparece por el lado de Velázquez. "¿Recuerdas cuando bloqueé al tipo con el carrito de compras?". Velázquez asiente con la cabeza y también admite el uso de carritos de compras y cestas para impedir el paso de otros coleccionistas que se sitúan cerca.

"No se nos permite correr dentro" —dice Velázquez— "y si lo hacemos, el empleado tiene el derecho de acompañarnos hasta el ingreso de la tienda y tenemos que empezar todo de nuevo". Esta sanción puede ser perjudicial para los coleccionistas porque sus competidores entran y salen en menos de tres minutos.

Estos coleccionistas tienen diferentes agendas, algunos para aquella "ganancia" monetaria y otros por razones personales. Desde que Yamada se especializa en VW, es que está en constante búsqueda del Hare Splitter y buses VW, que se venden entre 1 o 4 por caja, por lo que sus probabilidades son mejores que otros que buscan estrictamente los "Treasure Hunts".

"La Kool Kombi se puede vender por hasta 50 dólares en eBay, pero no estoy en esto para la reventa, como el resto de estos muchachos"


El Hare Splitter de Hot Wheels, uno de los favoritos de Jon Yamada (Foto: Google)

Los Treasure Hunts

En 1995, Mattel sacó una línea de Hot Wheels llamados "Treasure Hunts", que trajo muchos nuevos coleccionistas al mercado, incluyendo a los de la escena de las tarjetas de béisbol. Estos chicos llegaron con su inteligencia de coleccionables acumulada durante años, junto con sus estratagemas de la mafia al estilo "vieja escuela": Comprar almuerzos para los gerentes de las tiendas, teniendo empleados en sus agendas con el código "164", ocultando lotes de juguetes detrás de los bastidores de ropa infantil, fotocopiando en secreto la "Guía de rutas Thomas" del conductor de camión de reparto, y otros esquemas para conseguir estar más cerca de tener la primera opción de compra del producto.

Yamada habló entonces sobre su "mayor anotación", la cual fue un 1971 Plymouth Barracuda de la serie Treasure Hunts color gris y plata (ver foto), que estaba ubicado en la antigua tienda TARGET por el DMV (Department of Motor Vehicles), fuera de la Cuarta Avenida. Él revendió su inversión de 98 centavos por 300 dólares en el Frank & Son Collectible Show, el mayor encuentro semanal de coleccionistas en la ciudad de la industria. Yamada ha coleccionado Hot Wheels desde que su madre comenzó a llevarlo a la ahora extinta tienda Kresge. Pero, en los últimos 11 años, fue reintroducido en la afición a través de Velázquez.

Foto: southtexasdiecast.com

Las Cifras

Este es el desglose de cada envío, según lo explicado por Velázquez:

- Super Secret Treasure Hunt: 1 por cada 15 cajas de 72; precio de minorista original, 98 ¢; precio en el mercado de reventa, $ 50
- Secret Treasure Hunt (Versión regular): 2 por caja de 72; precio de minorista original 98 ¢; precio de venta al por menor en el mercado de reventa, $ 5.

PJ JOHN



"PJ John" camina entre el círculo de los coleccionistas. PJ es un artista de mediana edad que todavía está con su pijama del Millennium Falcon, de ahí el sobrenombre de "PJ." Esta mañana, él está usando sus gafas de sol cyclops de 1980 para cubrir sus ojos enrojecidos. Acaba de regresar de la 28.a Convención anual de Coleccionistas de Hot Wheels, la cual dura cuatro días, que se celebró en Los Ángeles del 1 al 5 de octubre.

"Fue una locura! conseguí algunos modelos personalizados "unicos" de Roy Nakamura (Otro coleccionista de Hot Wheels), los cuales se vendían en el piso debajo nuestro" relata PJ. En la convención de Hot Wheels, coleccionistas de coches en miniatura acamparon en sus habitaciones, que hacían las veces de tiendas, donde se intercambiaron, compraron y vendieron Hot Wheels durante toda la noche, sin toque de queda. PJ estuvo en la habitación 560, (5to. piso), y más de 1000 asistentes se dispersaron entre los pisos 3 al 12.

PJ se considera un "lifer" (prisionero de por vida) de los Hot Wheels y es una rara excepción del fanático promedio, porque él compra por amor al arte bajo su alter-ego: "Prototype 164". Compra Hot Wheels de stock, los desmantela, los modifica con moldes de silicona, los repinta, y luego vuelve a empaquetar estos juguetes a escala 1:64. Él es el equivalente del Pimp My Ride para el mundo 1:64. De hecho, después de su recolección de algunos 1965 Impalas, fue por algunos materiales de arte 12 pasillos más abajo.

En la convención de Hot Wheels, coleccionistas de coches en miniatura acamparon en sus habitaciones, que hacían las veces de tiendas, donde se intercambiaron, compraron y vendieron Hot Wheels durante toda la noche, sin toque de queda.

Hora de comprar (y pelear)

"Nos quedan cinco minutos para las 7", Yamada le dice a Velázquez. "Tendremos suerte si la administración no ha tocado aún los contenedores". Hay escepticismo en la distribución natural de los Secret Treasure Hunts: algunos dicen que los coches raros a menudo no llegan a los contenedores o estantes, y son comprados por el personal de la tienda. Supuestamente, los T-Hunt están siendo recogidos cuidadosamente, en algunos casos, durante la "pre-noche", cuando las cajas selladas están todavía envueltas en el plástico, y luego son comprados con el descuento de empleado.


La colección de Velázquez

"Los números no mienten", dice Velázquez. "Si hay más de 300 Hot Wheels en el estante, ¿por qué no hay ni un Secret Treasure Hunt cuando deberían haber 8? Haz tus cálculos, amigo! "Velázquez conoce muy bien sus números, más aun al ser el dueño de más de 10.000 Hot Wheels y de más de 600 Minis amarillos. Él tiene más de 50 Treasure Hunts que ha encerrado en su bóveda, con una copia de nuestra Segunda Enmienda (El derecho a poseer un arma) grapada a su puerta principal.

"Hay coleccionistas difíciles y hay de todo, otros intimidan, incluso a los niños en Kobey´s y en los tianguis de Spring Valley", dice Velázquez, "pero tenemos las armas más fuertes aquí", y enseña rápidamente su iPhone.

El rumor en la calle fue el de una gran pelea que se produjo entre dos coleccionistas en el TARGET de Palomar Avenue, los cuales derribaron a la muñeca Barbie de tamaño natural que estaba de pie en el pasillo contiguo. La policía intervino, y los dos hombres (en la mitad de sus 40) no presentaron cargos uno contra otro.

"Estas luchas fueron más evidentes a finales de 1990", explica Jerry, "pero con todo el mundo ahora publicando videos embarazosos en YouTube, imagina cuán viral serían dos hombres viejos peleando por un juguete".

A las 7 de la mañana en punto, la empleada abre la puerta y pone los ojos en la multitud de más de 15 personas a través del forcejeo. Cuando sondea acerca del dilema de la supuesta relación de distribución de Hot Wheels entre ellos, los ignora y grita: "¡No corran!"

--------------------------------------------------------------------------------

Volvemos a la misma interrogante: ¿Qué tan valioso es un objeto en nuestra colección? ¿Qué tan "políticamente correcta" es la reventa? ¿Vale la pena pagar tanto por un objeto de deseo? La respuesta es de ustedes.

Hasta la próxima!