domingo, 17 de mayo de 2009

Hallazgos: Matchbox Superfast: De Tomaso Pantera



Saludos amig@s coleccionistas!

Como uno de los retos dentro de este hobby me he propuesto juntar todos los ejemplares de la serie Superfast de Matchbox de los años 70 (a largo plazo)

Aqui les dejo el segundo (ya que el primero fue la Chop-Suey), los que he ido consiguiendo son en mayoría de anticuarios o por amigos con cuenta en e-Bay

Este ejemplar es el número 8: El De Tomaso Pantera:

LA HISTORIA

Texto: Wikipedia

La existencia de este interesante deportivo se debe al empresario argentino establecido en Italia Alejandro de Tomaso. De Tomaso era un apasionado del automóvil, primero como corredor y luego como constructor su vida estuvo siempre ligada a los automóviles deportivos y de competición. En 1959 fundó su propia empresa, de Tomaso Automobili, originalmente centrada en el mundo de la competición y posteriormente dedicada a la fabricación de deportivos de calle. De sus instalaciones salieron modelos como el Vallelunga, el Mangusta o el Pantera.



En 1969 la Ford Motor Company buscaba una marca italiana fabricante de deportivos que comprar. Años antes Enzo Ferrari había declinado la oferta pero con De Tomaso hubo acuerdo. De Tomaso enseño a los inversores americanos su nuevo prototipo, el Pantera, que encajaba en los planes de la marca de Detroit. Ford adquirió un importante paquete de acciones de la marca italiana, suministraría motores a la misma y se encargaría de su distribución en los Estados Unidos del nuevo modelo. Con esta jugada se pretendía conseguir un deportivo de coste razonable (unos 10.000 dólares) capaz de competir con el Chevrolet Corvette de su rival General Motors.

La línea del pantera es obra del estilista norteamericano de origen holandés Tom Tjaarda empleado de Ghia Carrozzeria, mientras que de la mecánica se ocupó Gian Paolo Dallara. El resultado fue un deportivo de aspecto agresivo al más puro estilo italiano, justo lo que se demandaba al otro lado del Atlántico. Todo estaba listo para asaltar el mercado americano a través de la red de distribución Lincoln-Mercury del grupo Ford. Unos 6.000 Panteras fueron a Estados Unidos entre 1971 y 1974, cifra bastante respetable para un coche de estas características. En 1974 las ventas bajaron (crisis del 73) y se rompió el acuerdo de distribución con Ford, por lo que De Tomaso retomo el control de su compañía y siguió con la producción del mismo hasta 1991, aunque a un ritmo de producción mucho menor de unas 50 unidades anuales.

El corazón del Pantera es el motor Ford conocido como "Cleveland" de 351 pulgadas cúbicas (unos 5,8 litros), el mismo que equipaba el Ford Mustang, motor V8 al más puro estilo americano que proporcionaba entre 285 y 330 caballos de potencia según versiones. En años posteriores se llegaron incluso a los 500 caballos en el Pantera GT4. La potencia se transmitía a través de una caja de cambios transaxle heredada del Ford GT40.

El chasis es un monocasco de acero, siendo el Pantera el primer DeTomaso en usar dicha técnica. El resto de la mecánica estaba al nivel esperado, con suspensiones independientes derivadas de la competición tanto delante como detrás, diferencial de deslizamiento limitado, poderosos discos ventilados o unas llantas Campagnolo de magnesio. Una mecánica avanzada en la que en las primeras unidades producidas se manifestaron abundantes fallos de calidad, que lastraron la imagen del Pantera. Famosa es la anécdota de Elvis Presley y su Pantera, al que disparó dos veces frustrado porque el deportivo italiano se negaba a arrancar.



Lógicamente pronto hubo quien utilizó el Pantera en competición, aunque nunca obtuvo grandes victorias hizo un papel más que digno. Entre sus mejores actuaciones pueden destacarse el tercer puesto obtenido en las 6 horas de Vallelunga de 1977 o la novena plaza obtenida en las 24 horas de Le Mans de 1979.

La producción total del Pantera fue de unas 7.200 unidades, una cifra considerable para un coche tan exótico. Esto hace que su cotización no sea demasiado alta: en Estados unidos pueden encontrarse Panteras a partir de los 50.000 dólares lo que, comparándolo con otros clásicos más cotizados, es casi un regalo.

EL MODELO

Aqui tal como llegó:




Aquí después de una muy buena lavada:






Pronto más ejemplares de esta naciente colección

Hasta la próxima!

1 comentario:

San Pedro dijo...

hola es muy interesante lo que platicaste sobre el pantera !! yo comparto ese mismo hobby!!te dejo mi correo: worldsystem2007@gmail.com